La gestión del estrés en el tiro con arco: Seminario en el club Arqueros de Leganés 8 de marzo de 2015

43¼  Campeonato del Mundo de Tiro con Arco. Madrid del 20 al 26Todos los deportistas han experimentado el estrés y, especialmente, los arqueros. Pero no todos no lo sienten con la misma intensidad ni luchan contra él de la misma manera. Para ayudarnos a comprender este fenómeno, Yolanda Saiz impartió un seminario sobre el estrés en el tiro con arco a un público entusiasta compuesto por una docena de arqueros y arqueras de todas las categorías y edades en las instalaciones que el club Arqueros de Leganés posee en el polideportivo Butarque.

_DSC5696REn el tiro con arco la presión psicológica es mayor que en otros deportes pues el adversario no existe: es el propio arquero el que acierta o falla. Asimismo, como reconocen algunos campeones, en este deporte, las malas actuaciones tienen que ver más con defectos en su preparación psicológica para afrontar una competición que con otros aspectos, y en los momentos de tensión es la cabeza del deportista la que acierta o falla. El control del estrés es clave para reducir esos fallos.

Yolanda, psicóloga y aficionada al tiro con arco sentó las bases del fenómeno explicando el concepto de estrés, que no debe confundirse con el de ansiedad ni de nerviosismo: “el estrés es una reacción del individuo frente a un obstáculo que considera como potencialmente peligroso”. En el caso idóneo, explica Yolanda, el cuerpo se activa para dar respuesta a esa amenaza pero en el peor de los casos, si el individuo siente que no posee recursos suficientes, evita la situación que le está provocando estrés y lo más probable es que abandone la competición o, incluso, el deporte.
_DSC5691R
Manifestaciones del estrés
Entre las principales manifestaciones negativas del estrés fueron señaladas la ansiedad, la cual crea miedo, inseguridad y, en última instancia, deseo de abandono de la actividad; la hostilidad; la depresión (cuyos efectos principales son sentimiento de culpa, baja autoestima y percepción de fracaso); y el desgaste físico, el cual acarrea dispersión y lentitud de reacción del deportista.Pero también fue interesante descubrir que además existen manifestaciones positivas del estrés. Éstas se materializan en un estado de sobrealerta y búsqueda de recursos que generan en los arqueros confianza en sí mismos, rapidez de reacción, control sobre el cuerpo y sobre los pensamientos y, finalmente, una mayor concentración. En estos casos la gestión del estrés ha sido un éxito.

Factores estresantes
Existen factores que, según Yolanda Saiz, son potencialmente estresantes , como los relacionadas con la vida personal del arquero (preocupación, fallecimiento de un familiar, ruptura emocional..) o con la actividad misma. En este segundo punto, que los presentes
experimentan con cierta frecuencia, Yolanda recordó las exigencias que pesan sobre el deportista: la carga física o psicológica que acompañan el entrenamiento (monotonía, aburrimiento, falta de progresos…) o el temor a ser evaluado que está presente en cada una de las competiciones.
_DSC5696R
Pero ¿existe una solución al estrés durante una competición? Era la respuesta que esperaban los asistentes al seminario. Yolanda llevó la solución a su campo, al de la psicología, y señaló que esta intervención puede ir dirigida a la situación, y propuso como solución entrenar en condiciones de competición para habituarse a ella; o puede ir orientada al control de las variables personales: se puede ser perfeccionista pero poniendo límites al perfeccionismo.

Toma de conciencia
Cualquier técnica para el control del estrés ha de ir precedida de una toma de conciencia del arquero, desde un punto de vista físico, mental y emocional. En otras palabras, ser conscientes de la postura en la línea de tiro, saber qué pensamientos se tienen y qué emociones se experimentan. El objetivo de esta toma de conciencia es estar centrados en el presente, el aquí y ahora. Aquí se hizo necesario referirse a la página de Josep Reche en la que se abordan aspectos técnico pero también y sobre todo psicológicos del tiro con arco; o a la de Carlos Morillo sobre las rutinas deportivas.

Las soluciones existen
Finalmente sí se dieron estrategias que, sin ser milagrosas, pueden ayudar al control del estrés y, por lo tanto, a mejorar los resultados. Una de ellas es la detección y control de pensamientos que acaban por distraer nuestra atención; hay deportistas que detienen el flujo constante de pensamientos con un enérgico “¡stop!” o “¡contrólate!”. También es preciso que el arquero sepa cuál es su nivel óptimo de activación (y que se sitúa necesariamente entre la apatía y el nerviosismo), en este punto es imprescindible el control de la respiración y de la relajación. Un tercer aspecto a cuidar es el de la visualización o práctica imaginada, que consiste en simular mentalmente, en cualquier parte, una situación de entrenamiento o de competición; imaginarse en un instante de tensión máxima, evocar el nivel de activación que se tiene en el momento culminante y prepararse mentalmente para bajar ese nivel de activación.

Una cuarta recomendación consiste en mantener un diálogo consigo mismo, auto instrucciones, que funcionan como otra rutina más y que, por una lado contribuyen a mantener la postura y tensión justas e impiden que otros pensamientos distraigan la atención. Pero de nada sirve poner en práctica estas técnicas en el momento de la competición, sino que habrá que haberlas trabajado durante horas y horas de entrenamiento de tal manera que formen parte de él y de la práctica habitual de este deporte.

Sergio Prieto.